Anuncios Importantes...

VISITA LA SECCIÓN ESPECIAL SOBRE EL CORONAVIRUS

Norman Patrón entrevista a la fotógrafa mexicana Ana Casas Broda

Leer más...

Por Norman Albert Patrón Yah. 

Ciudad de México. Sábado 8 de Agosto de 2020. 

Hoy es en mi familia un día muy especial, una fecha memorable, mi abuelo Emiliano Yah Polanco hubiera cumplido 100 años de edad. 

Recordado por su generosidad y humanismo, muchos a los que nos ayudó cuando más lo necesitamos sin perder su ideología ni valores, incluso sin tener alguna obligación, no podemos evitar decir que fue pieza clave a lo largo de nuestras vidas, sin él no hubiera sido lo mismo. Tuve el placer de disfrutar de su presencia desde que llegué al mundo el 26 de Enero de 1982 hasta aquel triste 29 de Enero de 2009 cuando a sus 88 años había dejado de existir. 

Nunca olvidaré su pasión por el beisbol, sus incontables anécdotas en los ferrocarriles, las aventuras de familiares que nunca conocí, la dedicación y responsabilidad que tenía con la vida que le tocó experimentar. 

Mi abuelo nació el 8 de Agosto de 1920 en un pueblito campechano llamado Hecelchakán y creo que de él podría escribir un libro entero. Empezó a jugar beisbol a los 11 años, allá por 1931, su nombre se lo pusieron sus padres porque nació el mismo día que el Caudillo del Sur Emiliano Zapata, muerto un año antes en 1919. Mi abuelo siempre estaba orgulloso porque conoció al General Lázaro Cárdenas de una manera insospechada, cuando se ganaba la vida humildemente como bolero metiéndose entre las sillas del presidium en una de las visitas que hizo a campeche el presidente mexicano, el niño Emiliano se coló debajo de la mesa en donde se encontraba el General para poder limpiarle los zapatos, el general sintió algo y se levantó, no dejó que lo castigaran y le dio 10 pesos como propina por sus servicios, eso era una verdadera fortuna para esa época. Eso nunca lo olvidó, en especial porque su familia nunca le creyó como había obtenido esos 10 pesos. 

Buscando nuevas oportunidades y cansado de la vida en el campo se fugó de su casa y encontró trabajo con un pescador, tenía 11 años, se mantuvo por un rato así cuando a partir de 1934 llegaba su gran oportunidad, el General Cárdenas le daba un gran impulso a los Ferrocarriles, los cuales abarcaban gran parte del país, entre los estados beneficiados estaba Campeche. Aunque oficialmente entró a trabajar según los archivos por el año de 1936, comenzó como Peón de vía y se retiró como Revisor de Pasajes Interlinear en 1969, si, aquel año en que llegaba el hombre a la Luna. 

Mi abuelo vivió una tragedia que lo marcó para siempre, pues en uno de los viajes que realizaba con uno de sus primos, calculamos que el 31 de Julio de 1937, vivió en carne propia el descarrilamiento del tren en el que iba, poco le faltó para perder una de sus piernas, su primo murió, de hecho al caer él primero logró colocarse en una posición para amortiguar la caída de mi abuelo, sin embargo no pudo evitar que le cayera encima uno de esos vagones metálicos de varias toneladas. Mi abuelo quedó debajo del vagón de los muslos para abajo y la sangre le salía hasta por los ojos. Afortunadamente por la astucia y pericia heroica de varios de los ingenieros que no tardaron en llegar al lugar lo lograron sacar con vida y le salvaron las piernas, terminó casi un año en la Ciudad de México recuperándose de la lesión, era conocido que mi abuelo desde ese entonces llevaba una placa metálica para poder recuperar la pierna izquierda que fue la más dañada. Mi abuelo dejó un gran ejemplo. Recuperó la pierna, la salud y la movilidad al grado que hasta volvió a jugar beisbol por un buen ratote, a mi me tocó verlo entrenar equipos como si nada en la década de los años 80 y hacer cosas increíbles incluso casi al final de sus días.  

En el ámbito del beisbol mi madre me platica que incluso pudo haber llegado de proponérselo a las ligas mayores, eso nunca lo sabré aunque no dudo que haya estado a punto, pues cuando se trasladó a Veracruz en 1949 o 1950 aproximadamente llevó a un equipo de Petróleos Mexicanos a ocho campeonatos consecutivos según nos contaba él, incluso no habría por qué dudarlo pues yo mismo conservo uno de sus trofeos. 

Se casó con mi abuelita María de la Luz Piña Santos (1925-2009) el 24 de Diciembre de 1944 en la Iglesia de San Francisco de Asis, Campeche, mi abuelo estudió contabilidad, pero por las responsabilidades propias del hogar no pudo concluir su carrera, pero eso no quitó el hecho de que era un genio con la administración y los números, varios de mis parientes se dedicaron con éxito al área también por influencia de él. Los estudios siempre fueron muy importantes, fue por eso eso que yo quise llegar a hacer un doctorado, aunque confieso que no lo concluí. 

Tuvo seis hijos, la última fue mi mamá. 

En 1969 como ya lo había mencionado se jubiló de los ferrocarriles y se trasladó con mi abuelita y tres de su hijos a la Ciudad de México. Vivieron en el Centro de la Capital en la Calle de San Jerónimo #18 Departamento 1 hasta 1984 aproximadamente, él y mi abuelita se pasaron a la calle de Valle de Grijalva #232 en Ecatepec, Estado de México, para construir la que sería su última casa, este inmueble se perdió posterior a sus fallecimientos porque de la nada se apareció una demente llamada María Trinidad Fernández Correa a reclamarla como suya, de hecho hasta intentó venderla, creo que hoy la renta o algo así, lo curioso es que ni siquiera es la dueña, ni tiene papeles, tal vez estaba apoyada por el supuesto dueño de la casa que era uno de mis "tíos" cuyo nombre no me interesa mencionar, el asunto es que se perdió, y vaya a que a mi abuelo le costó trabajo constuirla, realmente era parte de su legado, pero en fin, eso hoy no es lo que importa, el tiempo ha puesto todo en su lugar. 

Mi abuelo no era rico y siempre le gustaba trabajar. Aun jubilado siguió buscando trabajo y de hecho entró a laborar a la fábrica de pinturas Excelo a principios de los años 70, se retiró a mediados de los 80. Siempre fue muy activo. 

Creo que de todos los familiares que tuvo, mi mamá, hermana y yo, incluso mi papá fuimos los que más compartimos con él, nosotros realmente fuimos su única familia, creo que en ese aspecto fuimos especiales, aunque se alejó de mi papá una vez que se separó de mi mamá. Después de su separación, es decir la de mis padres en 1996 tanto mi hermana como yo terminamos viviendo con él y mi abuelita por largos periodos, de hecho yo al quedarme solo a los 19 años conté con su ayuda y protección a partir del año 2001, sólo que en 2002 llegaron unos tíos dementes cuyos nombres tampoco me interesa mencionar porque no me interesa que trasciendan, el hecho es que por un año se quedaron solos mis abuelos y en el 2003 pude regresar a vivir con ellos, con su ayuda y la de mi mamá logré terminar mi carrera y triunfar con mis exposiciones, posteriormente encontrar un buen trabajo. Yo viví con ellos hasta el final de sus días y ellos fueron en gran medida como unos segundos padres para mi. Esos años fueron los que nos unieron como nunca, en especial con mi abuelo Emiliano, al menos me vio triunfar. Nosotros tres éramos en si la familia. 

Con el paso del tiempo uno reflexiona y pone las cosas en su lugar. Supera el dolor y construye a la leyenda de personajes como mi abuelo, uno investiga y conoce más. Esta es una fecha memorable que no podíamos olvidar, yo he rescatado su memoria y lo más que he podido y no solo de él, sino de muchas personas y hechos que han formado parte de mi vida, es lo que he llamado "El Archivo Histórico Norman Patrón". El legado de mi abuelo y de muchos otros que han estado en mi camino están en proceso de "Salvamento" y preservación y estoy convencido que su memoria no se terminará mientras pueda mantenerlos vigentes y presentes, eso es lo importante, porque sea como sea aun hay mucho que valorar y rescatar de todos aquellos personajes que han conformado nuestro presente. Varios objetos, grabaciones, fotografías y vídeos que le elaboré están ahí y orgullosamente personajes como mi abuelo siempre trascenderán. 

Muchas gracias por leer, gracias por compartir este aniversario tan especial para mi familia con todos ustedes. Enhorabuena. 

Emiliano Yah Polanco

8 de Agosto de 1920 - 29 de Enero de 2009.

Imágenes de la Fototeca Norman Patrón, del Archivo Histórico Norman Patrón entre 1944 y 2008.

Sólo las que son a color y la familiar con los nietos grandes fueron realizadas por Norman Patrón. Las del beisbol, los niños y las de blanco y negro no.

 

Algunas notas adicionales. 

1. Tres semanas después de su muerte el 29 de Enero del año 2009, es decir el 24 de Febrero de 2009 le siguió mi abuelita María de la Luz. Estuvieron juntos hasta el día de su muerte. 

2. De los cuatro lugares en los que vivió, es decir en Campeche, Veracruz, Ciudad de México y Estado México se podría decir que en estos dos últimos fue donde más tiempo terminó viviendo. 

3. A mi siempre me dio curiosidad saber cómo había vivido los tiempos de la Segunda Guerra Mundial y algunos otros, pero en referencia al tema, él me contaba que efectivamente formó parte de las reservas porque estaba en edad de realizar su servicio militar (Por ahí conservo un gorrito de cabo que fue de él) para ir a la Guerra. En 1942 los nazis hundieron los buques petroleros mexicanos llamados El Faja de Oro y El potrero del Llano con lo que se le declaraba oficialmente la guerra a las Potencias del Eje durante la presidencia de Manuel Ávila Camacho. Literal su cumpleaños 25 lo celebró en medio de las fechas de las dos Bombas Atómicas, pues la tragedia de Hiroshima fue el 6 de Agosto, su cumpleaños el 8 y Nagasaki el 9 del mismo mes. En lo personal yo creo que la generación más importante del Siglo XX fue la que peleó en la Segunda Guerra Mundial, es decir, la suya. 

4. Mi abuelo estuvo en mi graduación universitaria, mi primera exposición individual y hasta en mis juegos de futbol americano, compartí más momentos especiales con él que con mi propio padre biológico. 

5. Mi abuelo era un extraordinario taquimecanógrafo. Escribió varios textos sobre cómo aprender a redactar mediante esta técnica. 

6. Fue uno de mis personajes predilectos a la hora de documentar, a él le encantaba posar para mis cámaras. Logre hacer un notable archivo sobre él en audio, foto y video, así como sobre sus objetos personales y documentos. De los más antiguos que tengo es una fotografía de 1925 y el registro de su bicicleta en campeche de 1939. 

7. Gracias a mi abuelo desarrollé un especial gusto por los ferrocarriles, principalmente en mi niñez, en cuanto al beisbol si hubo un periodo que me gustó mucho e incluso allá por 1995 nos fuimos durante varias semanas a ver los juegos al extinto Parque del Seguro Social. Recuerdo que la última vez que fuimos a un juego de Beisbol con él fue en honor a su persona allá por el año 2003 en el Foro Sol. Su equipo favorito eran los Dodgers de los Ángeles, recuerdo cómo llevaba las estadísticas y el recuento de los juegos, como acostado en su cama escuchaba en la radio las transmisiones, cómo también me contaba el funcionamiento de los ferrocarriles en la época que le tocó laborar, me emocionaba tanto que hasta quería ser maquinista de grande. Es inevitable recordarlo cuando se habla del Rey de los Deportes o algo relacionado con todo tipo de trenes. Nunca se perdía el Clásico de Otoño cada mes de Octubre. 

8. Todavía pude viajar en ferrocarril muchas veces hasta 1992. 

 

Algunos vídeos para contextualizar. 

 

 

Sábana de Funciones del Sistema de Teatros de la Ciudad de México

Leer más...
Quédate en casa 30 Aniversario Norman Patrón International Studios 30 Aniversario 02 Alizée en Concierto 2004 Batman Vinil 1989 30 Aniversario 03 musiquita en NP25TV Filippa Giordano en NP25TV
Visitas del artículo
204377