La bomba atómica sobre la CDMX