La información comienza aquí

Por Norman Patrón (Fotos internet) 

Dentro del ciclo dedicado a la diversidad sexual en la Ciudad de México, tuvo lugar la presentación de la compañía de danza La Zebra, encabezada por Javier Rivera Moya. Recordando con la elegancia del las canciones de frank Sinatra diversos sentires y avarates que se cruzan en el interior de las personas que atraviesan discriminación y confusiones sociales, confusiones también personales, así como numerosos actos de repudio y discriminación, los números presentados expresaron el sentir y el amar ya sea lo que sea uno, por decirlo de alguna manera. 

El espectáculo, que tuvo una duración de una hora con 40 minutos aproximadamente y concluyó con las palabras del director de la compañía, en donde recalcó una cosa: Ser gay no es una moda y no descansará hasta que marchas como las realizadas por la comunidad LGBTTI ya no sean necesarias para que tengan que terminarse los actos de barbarie y discriminación hacia su comunidad. 

De manera personal yo creo que ser Gay o ser parte de la comunidad LGBTTI es nada, comparado con los males tan espantosos que destruyen a nuestra sociedad provenientes de gente heterosexual. Si es un problema genético, psicológico o simplemente es, hay que dejar ser y si las personas que son así no matan ni roban, no hacen atrocidades como las que se han conocido por siglos simplemente hay que respetarlos, nada nos obliga a ser gays y quien quiera que lo sea, pero si eso, si uno está orgulloso de ser hombre o mujer tiene todo el derecho de estar orgulloso de ello y manifestarlo también, en pocas palabras tenemos que aceptar que todos somos libres y si tu te quieres casar con tu lavadora hazlo, si es bueno o malo, ya el tiempo te lo dirá, tu persona y tu consciencia te dará la mejor elección. 

Viva la diversidad, viva la libertad para hombres, mujeres y todo lo que se quiera ser, vida el arte y todo lo que queramos ser. 

 

Visitas del artículo
63989