Los jóvenes que no estudian y no trabajan tuvieron menos oportunidades que los demás al crecer en hogares donde los padres experimentaron una menor movilidad social o un retroceso en términos socioeconómicos.

La población conocida como “nini” tiene rostro de mujer y le dedica casi 70 % más de tiempo al cuidado de otras personas que los demás jóvenes.

El Programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” de la STPS, que se implementará para resolver la problemática de esta población, es una iniciativa relevante, oportuna y con potencial; sin embargo, no atiende debidamente las desigualdades de género entre los jóvenes.

Ciudad de México a 11 de diciembre de 2018.-Los jóvenes mexicanos que no trabajan ni estudian, peyorativamente denominados “ninis”, no son ociosos y tienen menos oportunidades que los demás porque crecieron en hogares donde los padres experimentaron una menor movilidad social ascendente, en comparación con los padres de los jóvenes en los otros grupos. Éstas son algunas de las conclusiones que plantearon el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY),el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Espacio Público y el Centro Internacional de Investigación para el Desarrollo (IDRC-Canadá), en la presentación del libro Millenials en América Latina y el Caribe, ¿Trabajar o estudiar?, en el que se analizan los problemas que atraviesan las y los jóvenes en nueve países de América Latina y el Caribe.

El libro incluye un análisis sobre el caso mexicano, coordinado por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias, y que se elaboró con base en una encuesta para jóvenes de entre 15 y 24 años en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. La encuesta se complementó con una entrevista al adulto responsable del hogar del joven entrevistado. Esta metodología permitió conocer la problemática contemporánea de los jóvenes y sus padres, así como detalles sobre las condiciones de origen de ambos entrevistados, para así, poder analizar la situación en  términos de movilidad social intergeneracional.

Roberto Vélez Grajales, director ejecutivo del CEEY, reportó que los jóvenes presentan expectativas salariales menores a los salarios observados en el mercado laboral mexicano.  Además, dicha aspiración resulta todavía menor entre los jóvenes que no estudian y no trabajan.

El análisis del caso mexicano también desmonta la idea preconcebida sobre que los “ninis” son jóvenes “ociosos” o “flojos”. Por ejemplo, la encuesta permitió conocer que los jóvenes que no estudian y no trabajan dedican buena parte de su tiempo al trabajo no remunerado (si se compara el tiempo que declaran como de ocio, no se observa una diferencia significativa entre los que no son catalogados como “ninis”), como el cuidado de otras personas (la población nini le dedica casi 70 por ciento más de tiempo que los demás) y las labores domésticas (reportaron el doble de horas para esa actividad).

Dado lo anterior y debido a los roles de género tradicionales que prevalecen en México, el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) observó que la condición de “nini” tiene rostro de mujer, especialmente en el grupo de edad de 19-24 años, en el que 40% de las mujeres no estudia y no trabaja, en comparación con el 8% de la población masculina de este mismo grupo de edad. “Las mujeres ya están trabajando más horas, aunque su trabajo es en el hogar y no es remunerado. Ellas dedican casi el doble de tiempo que los demás jóvenes a cuidar a sus hijos, a familiares y a realizar labores domésticas”, explicó Roberto Vélez.

Ante el panorama que se presenta en el libro, Millenials en América Latina y el Caribe, ¿Trabajar o estudiar?, se hizo un llamado al Estado mexicano para que se garantice la igualdad de oportunidades de todos los jóvenes de México, considerando que las dificultades que aquéllos enfrentan para tomar decisiones sobre su trayectoria laboral y académica no se resuelven únicamente en el ámbito individual.

Durante la presentación se mencionó que es bienvenido el nuevo programa del gobierno federal entrante, Jóvenes Construyendo el Futuro, dirigido a la población de jóvenes en México que no estudia y no trabaja. Recordaron que dicho programa busca beneficiar a 2.6 millones de jóvenes entre 18 y 29 años de edad: 300 mil becas de 2,400 pesos mensuales para jóvenes de bajos recursos que quieran realizar estudios universitarios; y 2.3 millones de becas de 3,600 pesos mensuales para jóvenes a los que se vinculará con centros de trabajo en donde recibirán capacitación y tutoría.

En respuesta a las expectativas del gobierno para atender las necesidades de la población de jóvenes que no estudia y no trabaja, el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), con base en la opinión de un grupo de especialistas y a través del Dr. Marcelo Delajara, consideró oportuno preguntarse si el programa Jóvenes Construyendo el Futuro será suficiente para resolver esta problemática en México. Si bien el CEEY reconoció la relevancia, la oportunidad y el potencial de este programa frente a la magnitud del problema que enfrentan dichos jóvenes, también señaló que existen áreas de oportunidad para mejorar su impacto potencial. A partir de lo anterior el CEEY identifica ocho áreas de oportunidad para el programa:

Atender la desigualdad de género, ya que los desafíos que enfrentan los varones y las mujeres de este grupo de jóvenes son diferentes.

Blindar la operación del programa, lo que implica implementarlo de manera gradual con una fuerte inversión en la plataforma digital.

Proveer puertas de salida, fortaleciendo al Sistema Nacional de Empleo (SNE) y al Instituto Nacional de la Juventud (ONJUVE), para que los jóvenes beneficiarios pueden luego insertarse al mercado laboral.

Limitar riesgos, como la simulación y el bajo impacto, lo que puede suceder si la capacitación se realiza en empresas informales, pequeñas o poco productivas.

No restringir el acceso al programa de los jóvenes que ya trabajan pero no están siendo capacitados, ya que ellos podrían beneficiarse considerablemente.

Ampliar, eventualmente, las modalidades del programa para contribuir a la inclusión social en el trabajo en los ámbitos rural, alta marginación, mayores de 45 años y personas con discapacidad.

Aprovechar la experiencia y lecciones que dejaron programas de formación y capacitación anteriores, en el país y en el extranjero.

Adoptar un enfoque de movilidad social, esto es, articular el programa con otras políticas públicas que igualen las oportunidades entre los mexicanos a lo largo de todo el ciclo de vida.

Aquí puedes descargar el libro.

Clima Semanal CDMX del 15 al 22 de Abril de 2019

Leer más...

SERVICIOS DE PUBLICIDAD PARA TU NEGOCIO. CRECER OBTENIENDO PRESENCIA EN TODO LUGAR.

SERVICIOS PARA TU EMPRESA O NEGOCIO

Atención inmediata y garantizada. 

Diseño Gráfico, Comunicación Social y Multimedia.

Ciudad de México y Área Metropolitana. 

Contacta: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Diseño Gráfico

 

Ilustración

 

Fotografía de todo tipo

   

Modelado, Dibujo y

Animación en 2D y 3D

 

 Videografía

  

Impresión en todo tipo de material

Diseño Web

     

Diseño de Blogs

  

Community Manager (Redes Sociales)

Resultado de imagen para logo facebook Resultado de imagen para logo twitter  Resultado de imagen para logo pinterest    

Publicidad tradicional y electrónica

  VALLAS MÓVILES

Leer más...

Contacto

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.